Zetaco es una organización de servicios con cerca de 60 años de experiencia en la importación, venta y distribución de aditivos para aceites lubricantes, combustibles, anticorrosivos y otros productos químicos especiales. A través de su gestión comercial contribuye a la provisión en el mercado argentino y uruguayo de productos de las marcas Lubrizol, Alox, Lockguard y Anglamol entre otras.

Zetaco atiende clientes pertenecientes a los sectores de Aceites Lubricantes, Combustibles, Metalurgia, Grasas Lubricantes, Energía Renovable, Tratamiento de Agua, Plásticos y Poliuretanos, Minería, Construcción, y otros.

Nos enfocamos en los clientes. Nuestra empresa se fundó con el simple deseo de que al resolver un problema, todos se benefician; y aún hoy operamos bajo el mismo principio. Este compromiso sincero de ayudar a nuestros clientes a triunfar nos ha convertido en un líder del mercado y en un proveedor mundial para los productos de nuestros clientes. Estamos orgullosos de ser partícipes y competidores en una industria mundial de alta tecnología, en la que nuestro liderazgo es el resultado de intensa dedicación y del deseo de proporcionar al mundo soluciones innovadoras y calidad.

Estamos comprometidos. Apoyamos orgullosamente la filosofía corporativa de Zetaco de conducir nuestro negocio con honestidad e integridad. La fuerza de la compañía radica en la dedicación de nuestros empleados no sólo a la empresa, sino también a sus accionistas y clientes. Creemos en estos valores y actuamos en base a ellos.

Zetaco es sobre todo su gente. Si bien cualquier cosa es posible en un mundo dirigido por la tecnología, en Zetaco, reconocemos que nada es factible sin nuestros recursos humanos. En el corazón de esta compañía, está su gente. A medida que la empresa crece, la inversión en tiempo, en habilidades e imaginación son invalorables. Así como nuestro negocio crece, también se desarrollan nuestros empleados. En Zetaco, estamos comprometidos con nuestros empleados a garantizar un equilibro entre su vida personal y laboral, porque aquí verdaderamente lo que importa es la gente.